La marcha

Estos últimos días han estado revueltos. La lluvia ha echado a perder la mayor parte del huerto y los animales han estado casi todo el tiempo refugiados en el establo. Dijeron que el invierno sería duro y que se alargaría más de la cuenta. No sabían hasta qué punto.

Hace ya varios meses que se fué. Las discusiones se habían hecho insoportables y él tomó la decisión. Siempre fué más valiente que yo para eso. Está bien, no le culpo. Nunca encontró su lugar aquí y era lógico que el día llegara tarde o temprano. El día… ¿qué día?, no lo recuerdo. Sí recuerdo que lloré, un poco, menos de lo que me habría esperado. Yo me había arragado a él como a un madero en medio del oceano; él lo sabía, lo sabía y lo aceptada. Pero poco a poco fué necesitando más; algo que yo no podía darle. Pensándolo bien era normal que las cosas sucedieran así. No había razones para que se quedara. Fué entonces cuando lo comprendí, él me había querido desde siempre y yo, yo nunca lo amé. 

marcha
Anuncios